fbpx
barco

En nuestro día a día en la agencia, son demasiadas las ocasiones en las que puedes escuchar frases como: “¿y si hacemos esto…?” “¿crees que funcione algo como…?” “¿cómo ves esta idea?” y es que si regresamos un poco a la cultura de la agencia, nos encontramos con una metodología que implementamos desde los inicios de la empresa… Una forma de pensar que nos ha caracterizado a lo largo de estos 5 años y nos ha hecho levantarnos con ansias de regresar a la oficina porque sabemos que nunca será lo mismo que el día anterior…

Esta filosofía se basa en “siempre mantenernos en modo beta” y a lo que me refiero con esto es que siempre nos enfocamos en identificar nuestras áreas de oportunidad para juntos encontrar la manera de optimizar/mejorar la manera en la que hacemos las cosas. Esto nos ha llevado a hacer cambios ENORMES y en poco tiempo dentro del modelo de negocio, procesos, organigrama, medidores de desempeño, equipo clave, entre otras cosas… y para muchos empresarios o directivos, esto puede sonar contraproducente, pues no es normal hacer tantos cambios en periodos tan cortos de tiempo. Pero dicen que “cada quien habla de cómo le va en la fiesta”, y en mi experiencia esto ha resultado en una empresa con un propósito real y que nos impulsa a trabajar nuestro 110% todos los días para cumplirlo, y ¿lo mejor de todo?… amamos y disfrutamos cada “tarea” y parte del proceso.

Pero ahora… ¿Cuál ha sido la clave de estos cambios?

 

Cuenta la historia, un acontecimiento que, desde que lo leí, llamó muchísimo mi atención… Resulta que, en los tiempos de la conquista de México, un cambio de alcaldes y líderes en las tropas de Hernán Cortes ocasionó demasiadas inconformidades, lo que resultó en una retirada de un gran número de las tropas y regresaron a Cuba… Hecho que despertó la ira de Cortes y después de castigar seriamente a los que lideraron esta retirada, tomó la decisión de regresar a su expedición por conquistar territorio mexicano, pero esta vez, agregó una orden al plan… Al llegar las tropas completas a la costa de nuestro país, ordenó a sus hombres quemar y hundir sus propios barcos. Si, leíste bien, literalmente ordenó QUEMAR SUS PROPIOS BARCOS, y es que, era la única manera en la que podía asegurar que sus tropas ni siquiera pudieran imaginar la posibilidad de retirarse o dar paso atrás en su misión.

Y ahora… después de leer esto, me quedé pensando y caí en cuenta de que inconscientemente, (no literalmente), es la forma en la que hemos podido lograr los objetivos que nos proponemos… En cada decisión y camino que tomamos, siempre buscamos la manera en la que no dejemos escapatoria de regreso y, pienso que, esto ha sido el mayor impulso de darlo todo por hacer real cualquier cambio u optimización que visualizamos… Entonces, aunque suene bastante drástico o extremo y por más que no simpaticemos tanto con nuestro famoso amigo Cortés, cuando quieras lograr algo, puedes considerar esta acción de liderazgo y obligarte a siempre encontrar un camino y forma de lograr lo que te propones. 😉

No olviden echarle un ojo al blog de mi amigui 😉 -> https://www.soup.mx/blog/culture/el-sindrome-del-impostor-tu-peor-enemigo-en-el-trabajo/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *