fbpx

Ejercita tu músculo creativo

-Ernesto Theurel (Diseñador)

 

Como creativos nos encanta quejarnos de lo difícil que es nuestro trabajo, nos sentimos mártires y no dejamos de expresar como sufrimos siempre por el.

¿Pero si sufrimos tanto porque lo seguimos haciendo?

Experimentar el arte es increíble, la emoción de una película, un libro o un nuevo disco. Queremos evocar la misma emoción creando nosotros y pensamos en lo increíble que sería crearlo, tener nuestro nombre adjunto a una pieza.

Esto nos lleva a tener una relación de amor-odio con el crear. En el ejercicio cuando intentas algo difícil siempre es cansado, al momento de crear es lo mismo. Cuando no sudas o fuerzas el músculo, no estás haciéndolo bien y como creadores si no la sufrimos algo está saliendo mal. Pero nos sentimos tan orgullosos del resultado final que lo seguimos haciendo y somos felices así. Un camino que nos lleva a nunca dejar de querer crecer.

Y este crecer sólo consiste en practicar, ya sea el dibujo, la ilustración o la escritura. Todo esto no es algo en lo que naces bueno, es algo en lo que te haces bueno.

Y en el crecimiento te tienes que preguntar ¿A dónde te diriges creativamente? Cuando creamos tenemos que ver nuestro panorama desde lejos y ser nuestro mayor y más duro crítico ¿Realmente estás tomando riesgos o te conformas con lo que ya sabes hacer? (Y no dejarte llevar por la retroalimentación en redes sociales y confundirla con verdadero progreso como artista y creativo.)

Cuando te sientes estancado sólo tienes que sentarte y crear, no va a llegar inspiración divina de la nada. La única manera en la que vas a tener nuevas ideas es dándoles un camino para que lleguen y ese camino se pavimenta creando aunque no sepas el camino que vas a tomar en el momento. (Las mejores ilustraciones que he hecho se me idearon haciendo otra cosa completamente diferente.)

Es importante darte tiempo de experimentar en cosas que no se relacionan tanto con tu trabajo durante tu proceso creativo. Haces una animación date 5 minutos para preparar una comida, acuarela o cualquier cosa.

No hay que olvidar que la inspiración a veces llega y a veces no, no puedes forzar una idea sólo puedes tener un espacio que favorezca el que llegue y esperar lo mejor date un respiro y si no es hoy intentas de nuevo el día de mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *