fbpx
  • By Soup
  • / abril 11, 2019
  • / Culture

¿Lo quieres consumir o lo TIENES que consumir?

-Joshua Castillo (Diseñador Sr)

 

Vivimos en la era digital y de eso no hay duda, un tiempo en el que no hay tiempo para nada pero todo está presto para su consumo, cada semana hay una nueva colección de ropa en ZARA, una nueva canción de J. Balvin y una nueva serie o película original de Netflix que conlleva una tormenta de memes, pláticas y análisis, realmente se incita a la gente a un consumismo activo en el que se acercan, sensibilizan ante los productos y finalmente generan una opinión, desafortunadamente incluso ante esta gran actividad y disponibilidad de contenidos todo esto sigue siendo consumo, seguimos siendo receptores de información y productos contra un puñado de generadores que han acaparado el mercado (te veo a ti Disney, a ti Netflix y a ti Universal Music).

Es una contradicción fuerte de la que hablo cuando menciono la pasividad generada a un potencial consumidor activo causada por la velocidad y fugacidad de la vigencia de los contenidos que hay, no hemos terminado de hablar de lo nuevo de Disclosure cuando ya se anunció que Calvin Harris va a tener un nuevo sencillo, estamos constantemente bombardeados por contenidos y muchas veces es muy fácil dejarse llevar por la corriente de la cultura popular.

Creemos que ya no hay opciones de música, cine y contenidos por la fuerza con la que la corriente principal llega a nosotros, hay posters de la próxima película de MARVEL en cada cuadra, lo cual hace que nos olvidemos de realizadores tan importantes y queridos como Guillermo del Toro, Wes Anderson o la 9ª película de Tarantino, pero que no cuentan con la fuerza mediática de este tipo de mega corporaciones.

 

Un ejemplo muy fuerte es el que encontramos en los live actions de Disney y la tremenda crítica que reciben al ser revelados ante el público, que si el genio se ve horrible, que si Scar ha perdido personalidad y en general la típica pregunta “¿POR QUÉ METERSE CON SUS CLÁSICOS?”, bueno la respuesta creo que es más sencilla de lo que creemos y aunque no nos guste aceptarlo, dinero. Disney como muchos de los generadores de contenido que conocemos al final del día es una empresa y lo que muchas empresas buscan es ser redituables, con este tipo de estrategias tal vez a muchos los convenzan de que están dando un “toque fresco y nuevo” a sus clásicos pero realmente esto está impulsado por la incesable búsqueda de la remuneración, mismo caso con películas como Avengers: ENDGAME que a pesar de que tiene un lugar muy especial en mi corazón nerdo me parece un ejemplo perfecto de cómo la gente se puede dejar perder ante lo que todos ven, pienso en tantos espectadores de ENDGAME este próximo 26 de abril que estarán ahí sólo por que “¿Cómo podrías elegir no ver la película más esperada de la década?” y nadie quiere ser el bicho raro que no fue a ver la culminación del viaje de los Avengers en sus primeras 72 horas en taquilla.

La música es otro ejemplo de lo rápido que un contenido puede ser generado, consumido y totalmente desechado para convertirse en una reliquia de un pasado distante, muchos de estos productos pasan por gloria alrededor de un mes en los antros y estaciones de radio y al final sólo algunas llegan a las playlists de muchos sólo para ser saltadas por que ya hay una mejor (sólo más nueva), pero aquí la pregunta es ¿Si me gusta una canción de Bad Bunny por un mes ya no me tiene que gustar cuando pasó de moda?

La verdad es que como consumidores no tenemos que ser simples receptores, esta época se presta para un proceso de comunicación más grande que la simple recepción, consumo y desecho, si te gusta una canción de Bad Bunny pregúntate ¿quién ayudó a hacerla, a escribirla o de qué disco viene? ¿qué otros artistas están haciendo algo parecido? o incluso una pregunta que siempre te llevará a muchos caminos nuevos ¿de dónde surge este sonido? Las opciones son infinitas, tenemos ejemplos de cambios en los productos generados desde sus consumidores, los festivales en México han cambiado porque desde las redes los asistentes comienzan a pedir artistas casi con un año de anticipación, Regresando al cine, STAR WARS y todo su equipo cinematográfico creativo ha dado dos pasos hacia atrás después de la recepción de la “disruptiva” ‘The last jedi’ para replantear lo que el ratón está haciendo con los derechos de la saga de fantasía más grande de los tiempos.

¿Cómo cambiar mis hábitos de consumo ? bueno, esa es una pregunta con respuestas tan numerosas como sencillas, el criterio es importante, definir qué es lo que me gusta y qué es lo que no me gusta, saber qué géneros/subgéneros e incluso post géneros existen en la música, cine, vaya, incluso en las corrientes de pensamiento, atreverse a dar click en la película que se sale de mis zonas de confort, buscar más de una review y por favor por favor dejar de ver a rotten tomatoes como la máxima autoridad en calificaciones de cine, acercarse a las alternativas diferentes y pensar en que todo contenido tiene una historia y un trasfondo.

 

Aunque sé que probablemente sueno como uno de esos locos en las películas con su campanita y cartel clamando que el fin está cerca, es un tema bastante importante el no ser pasivos ante lo que tenemos enfrente, no podemos permitirnos ser moldeados ante lo que las grandes corporaciones nos lanzan, aunque a veces lo olvidamos vivimos en un mundo megadiverso en cuanto a cultura, información y pensamientos, hay más opciones de lo que creemos, dale una oportunidad a la recomendación de spotify, busca un vlogger o generador de video ensayos favorito y definitivamente toda duda tiene una respuesta en SAN google.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *